La cerámica es el arte de fabricar objetos elaborados con arcilla cocida. La arcilla es una roca sedimentaria, constituida por agregados de silicatos de aluminio hidratados, de color blanco cuando es pura y varía de color según las impurezas que contenga.

Este arte es uno de los inventos más importantes de la humanidad. Poder almacenar y transportar productos, especialmente líquidos, fue una gran revolución. Por ser un material perdurable, está íntimamente relacionada con la evolución del ser humano, puede aportar datos sobre un pueblo determinado, grado de civilización, costumbres, religión, economía, contactos comerciales… Sirve de testimonio para conocer las características de cualquier cultura.

El uso de la cerámica es muy variado pero nosotros enfocaremos el estudio en su utilización para el menaje doméstico.

 

Etimología de cerámica

El término cerámica procede de la palabra del griego antiguo κεραμική (keramikḗ) forma femenina de κεραμικός (keramikós) “sustancia quemada“, que designaba al barrio de los alfareros de la antigua Atenas, y es el arte de fabricar objetos elaborados con arcilla cocida.

 

Origen de la cerámica

Algunos períodos de nuestra civilización, como la Edad de Piedra o la Edad de Bronce, fueron nombrados así por la importancia del uso de determinados materiales y, por tanto, llama la atención que no exista un periodo conocido como “La Edad de Cerámica”.

La cerámica es una de las industrias más antiguas del planeta, su invención data del período neolítico (Edad de Piedra Pulida), 12.000 a. C. al 7.000 a. C., cuando aparecen los primeros recipientes para almacenar alimentos  y agua, aunque  se han hallado pruebas de la elaboración primitiva de cerámica en el Paleolítico Superior, aproximadamente en el año 24.000 a. C.. Pequeñas figuras, de humanos y de animales, utilizadas con fines ceremoniales, eran realizadas en arcilla secada al sol o alrededor del fuego.

 

Características de la cerámica

Tibor de porcelana china, decorado con flores, de la entrada de la cerámica del blog de FranquihogarLas propiedades de todos los materiales están dictadas por los tipos de átomos presentes, por los tipos de unión de dichos átomos. La estructura y el tipo de unión nos indican qué tipo de propiedades tiene un determinado material, en nuestro caso los materiales cerámicos.

Las cerámicas suelen tener una combinación de enlaces más fuertes llamados iónicos (ocurre entre un metal y no metal e implica la atracción de cargas opuestas cuando los electrones son transferidos del metal al no metálico); Y covalente (ocurre entre dos no metales e implica el compartir átomos). La fuerza de un enlace iónico depende del tamaño de la carga en cada ion y en el radio de cada ion.

Cuanto mayor es el número de electrones compartidos, mayor es la fuerza de atracción, o más fuerte es el enlace covalente.

Este  tipo de enlaces producen un alto nivel de elasticidad y dureza, altos puntos de fusión, baja expansión térmica y buena resistencia química. Por otro lado, las cerámicas son también duras y a menudo frágiles, lo que conduce a la fractura.

Las propiedades de los productos cerámicos son las siguientes:

Dureza: Muy alta
Expansión: térmica Alta
Ductilidad: Bajo
Resistencia a la corrosión: Alta
Resistencia al desgaste: Alta
Conductividad eléctrica: Depende del material
Densidad: Baja
Conductividad térmica: Depende del material
Propiedades magnéticas: Depende del material

 

Técnicas para la obtención de cerámica

Para obtener piezas de gran resistencia la arcilla debe someterse a distintos procesos como moldeado, desecación y cocción.

Vaso campaniforme cerámico, realizado a mano, en la entrada de la cerámica del blog de Franquihogar

Vaso campaniforme cerámico, 2000-1550 a. C.

En sus orígenes la cerámica se modelaba a mano, con diferentes técnicas como el pellizco (primero se hace una bola de arcilla, luego se presiona con el dedo pulgar desde el centro de la bola, con los demás dedos por el exterior. Apretamos los bordes, lentamente, para estrechar las paredes. A continuación creamos la forma que deseamos.
Las figuras hechas con la técnica de pellizco han de salir de una única bola de arcilla, aunque se les puede añadir asas o complementos adicionales.)

El colombín (se utilizan largos rollos de arcilla de un grosor aproximado al del dedo pulgar. Se forma una masa que se aprieta, desde el centro hacia los extremos, girando con las palmas de la mano. Después utilizamos una base de arcilla de forma circular y sobre ella añadimos los rollos.)

La placa o plancha (partiendo de un trozo de arcilla aplicamos una presión utilizando un rodillo, después se cortan las distintas piezas, teniendo en cuenta su humedad para que las podamos unir, las juntas las reforzamos con un cordón de arcilla que soldaremos con barbotina).

Se cree que los chinos fueron los primeros que utilizaron prácticas más avanzadas para la cocción de los objetos, 1.500 años antes que los países europeos.

La más antigua de todas es la terracota, “tierra cocida”, siglo lll a. C.,

La más conocida es la porcelana que fue producida durante la Dinastía Tang (618-907), y perfeccionada durante la Dinastía Ming (1368-1644), en ese mismo periodo empezaron  a exportarse a Japón y a Europa.

 

Etapas en la fabricación de cerámica

 

Extracción

La extracción de la arcilla se realiza en las canteras, conocidas como barrenos, a cielo abierto, bajo rígidos controles de respeto medioambiental y de seguridad.

 

Molienda

Se realiza para desmenuzar la arcilla hasta obtener la granulometría deseada y poder trabajarla fácilmente. Se puede realizar de forma seca o húmeda.

 

Mezclado

La arcilla se mezcla con agua, en las proporciones adecuadas, y se extraen piedras y arena que pueda contener.

 

Maduración

Después de dos semanas la arcilla está preparada para su manipulación. Parece más dúctil, más agradable al tacto.

 

Modelado

Antiguamente la arcilla se enrollaba y anudaba manualmente, actualmente el modelado se realiza con máquinas, conocidas como galleteras.

 

Cortado

Las cortadoras dan forma a las piezas cerámicas antes de pasar a los hornos de cocción.

 

Secado

Las piezas recién cortadas deben ser secadas antes de someterse al proceso de cocción. Para eliminar el agua se deja secar la pieza durante 24h.

 

Cocción

La arcilla es sometida a altas temperaturas para conseguir una gran consistencia y durabilidad.

 

Tipos de arcilla

 Por el uso al que son destinadas las arcillas las  podemos clasificar en dos grupos:

Arcillas de alfarería

Conocida también como barro rojo, tiene un gran acabado y es adecuada para tornear.

Temperatura de cocción: 900-1.050º.

Tipos:

Terracota

es la arcilla modelada y endurecida al horno, se utiliza tanto para realizar recipientes, como esculturas. Es porosa y de gran plasticidad, color rojizo.

Temperatura de cocción: 950-1.100º.

 

Arcillas para loza

Su color varía desde un gris oscuro al blanco. Son arcillas plásticas muy porosas.

Temperatura de cocción: 1.200-1.300º.

Tipos:

Gres, refractarias y porcelana.

 

Arcilla para Gres

Es muy poco porosa, resiste altas temperaturas y dependiendo de la composición de arcilla su plasticidad varía.

Temperatura de cocción: 1.300º.

 

Arcilla para Porcelana

Cerámicas formadas por caolín, feldespato y cuarzo, de color blanco y poco resistentes en seco.
Caolín

Llamado “arcilla de China”, es una arcilla poco plástica, de color blanco, resiste altas temperaturas y se utiliza mezclado con otras arcillas. Es indispensable para fabricar porcelana blanca.

 

Infografía

infografia de la ceramica desde su origen

Franquihogar

 

Fuentes consultadas

  1. Real Academia Española
  2. Wikipedia
  3. The American Ceramic Society
  4. Ceramic dictionary
  5. Caolín, arte cerámico
  6. Explainthatstuff